PALACIO NACIONAL

Carta privada al Rey


Alejandro Lelo de Larrea

Lecturas: 608

El Presidente Andrés Manuel López Obrador debería iniciar en Palacio Nacional la investigación para encontrar a quien filtró el borrador de la carta que le envió al Rey de España, Felipe VI, el pasado 1 de marzo.
 
Esa misiva se envió directamente de las oficinas de López Obrador al Palacio de la Zarzuela. No pasó por la Cancillería, como se había presumido.
 
La llevó un representante, un propio del jefe del Estado mexicano, al jefe de Estado español.
 
Se trató de una misiva privada, no pública. La enviada al Papa Francisco también lo fue: en mano propia la entregó el canciller Marcelo Ebrard, como él mismo dijo.
 
Las misivas debieron haberse escrito en Palacio Nacional. Solicité a la Cancillería me entregaran copia de ambas cartas. Me respondieron, vía la Unidad de Transparencia, oficio número UDT-2628/2019, que esa dependencia no las tiene. “La instancia que pudiera tener la información de su interés es la Oficina de la Presidencia”, dicen.
 
Integrantes del Servicio Exterior Mexicano (SEM) y Senadores consultados, nos dicen que es común enviar misivas directo de jefe de Estado a jefe de Estado. Son comunicaciones privadas para que eventualmente puedan ser información reservada.
 
Cuando los documentos pasan por la Cancillería, deben registrarse y hacerse públicos.
 
López Obrador dijo el miércoles que pudieron ser los españoles los filtradores del borrador. Y cuando se le preguntó cómo es que ellos podrían tener un borrador, comentó que pudo ser el acuse de recibo de la carta, que no llevaba firma.
 
Los expertos del SEM consultados afirman que cuando una carta la lleva un propio, jamás se pide acuse de recibo.
 


Columnas anteriores

visitas