INVITADO

Desde Filomeno Mata 8


Mouris Salloum George

Lecturas: 504

Para efectos de otro tema, en nuestra entrega de ayer recordamos que, en 2011, en operación militar orquestada entre los Estados Unidos y los mandos de la Organización del Atlántico (OTAN), fue derrocado y asesinado el presidente libio Muammar Al-Gadafi.

Ocho años después, registramos (sábado 6 de abril) una declaración del general de marines, Thomas Waldhauer: Las realidades de seguridad en Libia son complejas e impredecibles.

Así explica el militar estadunidense la orden de repliegue de tropas de El Pentágono de territorio libio.

Unos días antes, el secretario general de la ONU, António Guterres había estado en el teatro de guerra, tratando de disuadir al mariscal Jalife Haftar de suspender la marcha de su ejército sobre Trípoli, capital de Libia.

El personaje a quien buscó Guterres, Haftar, casualmente es un libio naturalizado estadunidense. Pero jefatura ahora el Ejército Nacional Libio, del que fue comandante supremo Al-Gadafi.

Cuando las víctimas no son los otros, sino los nuestros: El asesinato del líder libio fue presentado como una operación libertaria para salvar al pueblo de un dictador. La OTAN y El Pentágono, exportando democracia.

El 11 de septiembre de 2012, en El Cairo, Egipto, se inició una serie de protestas populares por la producción en los Estados Unidos y exhibición internacional de la película Inocencia de musulmanes, una sátira que hace mofa del profeta Mahoma.

Entre las plazas en que se reprodujeron esas movilizaciones, estuvo Bengasi, Libia. Los soldados que resguardaban la sede del consulado de los Estados Unidos dispararon a mansalva.

Asesinado Al-Gadafi, ¿a quién culpar? A iniciativa de las bancadas republicanas en El Capitolio se inició la investigación de aquellos hechos: Ca-sual-men-te, en julio de 2016, después de leerse un voluminoso legajo de 800 páginas, fue exonerada la entonces jefa del Departamento de Estado, Hillary Clinton.

Casualmente, en esos meses Hillary Clinton estaba en campaña presidencial.

Hoy, los Estados Unidos y la OTAN están metidos en la ratonera libia. El Consejo de Seguridad de la ONU no encuentra puerta de escape.



*Director General del Club de Periodistas de México, A.C.



Columnas anteriores

visitas