VECTOR X

Tabasco: inseguridad y la fuerza civil


Luis Antonio Vidal

La inseguridad en el municipio de Centro, por citar el caso más a la mano, no se resolverá de la noche a la mañana. Ni en tres ni en seis meses más. En cualquier momento podría el Gobernador Adán Augusto remover al secretario de Seguridad, Jorge Aguirre, y las estadísticas no variarán, por lo menos no drásticamente en el corto plazo. Nadie tiene una varita mágica para acabar con este cáncer de la noche a la mañana. Pero, claro está, por alguna parte debe empezarse y toda esperanza gira, en principio, en torno a la disponibilidad de dinero.

Hoy, la maquinaria transformadora apoderada del gobierno tiene la caja registradora en números rojos, sin recursos federales, y con una baja recaudación local como factores generadores de crisis en todos los sectores.

Se vive una parálisis económica en Tabasco, aunque los delincuentes viven su propia bonanza. La apuesta a salir del bache se concentra en las inversiones prometidas por el Presidente López Obrador, a quien los morenistas le entonan aquello de "eres mi timón, mi vela, mi barca, mi mar, mi remo".

Mientras llegan recursos que desentuman la economía, el anuncio oficial respecto a la creación de la Fuerza Civil de Centro es un primer paso en el afán de no quedarse de brazos cruzados. Doscientos elementos egresados de la Academia de Policía formarán parte de este nuevo grupo, según dijo el Gobernador hace unos días. Se entiende el apuro, aunque no figure en la lista de compromisos de campaña municipal, tales como construir un teleférico y otras ocurrencias que deberán esperar para mejor ocasión. Van cien días. Algo hay que inventar.

La Morralla

No es de ahora la debacle en el Tecnológico de Villahermosa. Chismes viejos son el acoso sexual a las alumnas por parte de maestros, y negocios millonarios con adquisiciones y mantenimiento del inmueble. *** En la UJAT tampoco es novedad. Larga es la lista de profesores acosadores de alumnas, y la autoridad no actúa por temor al sindicato. Así de plano *** Hasta el jueves.



Columnas anteriores