PALACIO NACIONAL

Cachetada con guante blanco


Alejandro Lelo de Larrea

En las últimas dos semanas, la presión y agresividad de Donald Trump hacia México tuvieron una escalada magnánima. El 20 de marzo, el yerno del aquel presidente, Jared Kushner, trajo un mensaje muy claro al presidente López Obrador: quieren todo.

Todo es que México militarice su frontera sur y no deje pasar a los centroamericanos; que los detenga en territorio mexicano; que no los deje atravesar a EU; que a los deportados desde aquel país los recibamos. ¡Ah!, y que México permita que esperen en territorio nacional quienes hayan solicitado a EU asilo político, en tanto se resuelve el juicio respectivo.

En esta crítica situación, AMLO tenía una alternativa: responder en medios de comunicación igual de manera agresiva, o la vía política. Optó por la última, en la lógica de que los ataques de Trump son parte de su campaña para buscar la reelección el próximo año.

La respuesta política a Trump fue ayer en Palacio Nacional: AMLO recibió una comitiva de diputados (representantes) del Partido Demócrata, opositor a Trump. Al grupo lo encabezó el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Eliot Engel. También vinieron los congresistas Jerrold Nadler, Zoe Lofgren, Pramila Jayapal, John Curtis y Adriano Espaillat.

Los temas de la reunión: desarrollo económico y migración. Los demócratas quisieron escuchar el proyecto de AMLO para la coinversión en el sureste de México y Centroamérica, que busca generar desarrollo, empleos y frenar la migración hacia EU.

Cuando se iba, Espaillat felicitó a AMLO por "la prudencia", y "diálogo prudente con EU". Así, López Obrador asestó a Trump una cachetada con guante blanco.



Columnas anteriores