VECTOR X

Inseguridad y derecho de paso


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1307

Ahora que empresarios de la industria del petróleo y gas visitan Tabasco para participar en un congreso, el tema de la inseguridad se puso sobre la mesa como preocupación prioritaria de los inversionistas.

Les inquieta, claro, cómo la inseguridad se apoderó de todos los rincones del edén, llamado a ser el niño predilecto de la 4T. Todos los días se derrama sangre con secuestros, ejecuciones, extorsiones y asaltos.

No es sencillo garantizar seguridad cuando el problema se salió de las manos.

Existe, además, una variante de extorsionadores que tampoco ha podido ser controlados. Son aquellos sindicatos patitos asentados en las afueras de los campos petroleros donde exigen dinero por derecho de piso y de paso.

Va un ejemplo: en Cunduacán opera un sindicato que se hace llamar de "vaciadores de concreto". Es uno de tantos que operan en torno a las instalaciones de empresas petroleras. Por permitir el acceso a prestadores de servicios, cobra tarifas que van de los 1,500 a los 5 mil pesos mensuales, dependiendo del sapo es la mochada. Ahí caen todos, contratistas y proveedores, desde quienes entregan material de limpieza hasta aquellos dedicados a mantenimientos o la obra civil. Ni a los transportistas foráneos dejan pasar aunque se trate de material de urgente entrega.

Conscientes de la situación económica actual ofrecen, eso sí, facilidades, para cobrar por semana o quincenalmente. Si la autoridad no puede erradicar a los aprendices de mafiosos, ¿podrá someter a los peces gordos?

 

LA MORRALLA

Antes que el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, hablara de una pobreza franciscana en las finanzas públicas, en Tabasco ya se vivía desde hace meses. La actividad económica semiparalizada refleja el poco circulante. Pero, dicen, ya mero viene el chorro de dinero *** ¿Alguien sabe a lo que se dedican los diputados federales por Tabasco? Sólo a Manuel Rodríguez se le ve ocasionalmente en algunos eventos, pero se desconocen sus resultados. El resto, ni eso *** Hasta mañana.



Columnas anteriores

visitas