¡AH, CARAY!

Del Chichonal al huachicol


Ezequiel Luna Arias

Lecturas: 1200

Finales de marzo de nortes, lunas de moronga, del fenómeno del Niño, de la Niña, de la Pinta y la Santa María; de aniversarios de la Batalla de Centla, de la erupción del Chichonal y de la partida de Chico Ché. Todo un surtido rico.

Hace 37 años, en Pozolandia no amanecía, y los querendones hasta más pedían de contentos, con las cenizas del Chichonal cayendo.

Fue una desgracia para los pueblos que vivían en las faldas del cerro chiapaneco, pues mientras los vulcanólogos vigilaban día y noche al volcán de Colima, pum les reventó la bola en el Norte de Chiapas, llenando de dolor a tantas familias indígenas, de por sí sufridas y explotadas…

No fue en Pozolandia, pero como si lo hubiera sido; el impacto ambiental fue tremendo por las toneladas de ceniza arrojadas; contaminación y azolvamiento de ríos; mortandad de especies de tierra y agua; así como la llegada de miles de damnificados que al final se quedaron a vivir en el Pochitocal…

Da ahí del Chichonal, nos explotó en plena cara la corrupción; se nos vino la inflación, ya no se diga la devaluación; arribó galopante la drogadicción; narcotráfico y el huachicol. Nos pegó de llenó la desvalorización…

-Estoy preocupado porque dicen que el Papa no vendrá a México, compita.

-Ay, choquito, mejor preocúpate que llegue la papa a tu casa.

Van 30 años y como si estuviera aquí dándole a la Macorina. Sí, Chico se fue, pero la Crisis continúa, y nos sigue dando hasta por debajo de la lengua…

-Perdón, vida de mi vida/ Perdón si es que te he faltado/ Perdón, cariñito amado/ Ángel adorado/ Dame tu perdón. Es la canción que está en primer lugar de ventas. Sobre todo en la voz de Daniel Santos…

Con eso de las exigencias de perdón, ya le calentaron la cabeza a mi mujer; ahora me exige le pida perdón de rodillas por el sobajamiento aplicado en más de medio siglo.



Columnas anteriores

visitas