VECTOR X

¿Sabrá AMLO las pillerías de alcaldes?


Luis Antonio Vidal

Siendo Andrés Manuel López Obrador tan meticuloso en eso de la honestidad y las buenas prácticas políticas, sus ojos bien podrían clavarse en el ejercicio poco transparente de los alcaldes tabasqueños señalados por ciudadanos como practicantes del moche y otras mañas. A los presidentes municipales les ha valido un cacahuate el llamado a no defraudar la confianza del pueblo depositada en las urnas. Hacen cuanto quieren sin que alguien les ponga un freno.

Ejemplos sobran por todos lados, como el nepotismo en Jalapa, la arbitrariedad del ayuntamiento de Cunduacán contra comerciantes o las asignaciones de contrato por amiguísmo en otros municipios.

Han usado la bandera de la 4T para ganar un cargo público y despacharse con el cucharón. Nadie hace algo. AMLO debe impartir, una y otra vez, su lección de "no mentir, no robar, no traicionar" a los morenistas locales, acaso los más obligados a seguir sus pasos de austeridad y rectitud. A lo mejor ni así lo entienden, pero sobre aviso no hay engaño.

Las constantes giras de López Obrador por suelo tabasqueño podrían traer algo más que el impulso a programas de desarrollo y al placeo popular. Hoy estará en Centla, y de nueva cuenta el morenismo gobernante cobijará a su líder, pero más allá de los anuncios y la foto, el escenario debe servir para enviar un mensaje directo, sin tapujos, a los administradores del erario: que no existirá impunidad a quienes desvíen recursos o aprovechen sus posiciones para sacar beneficios personales.

No a la impunidad, acaso el principio de todos los males del sistema político nacional.

La Morralla

Algo le pasó al nuevo director del Tecnológico de Macuspana, Rafael Bojorges, quien prefirió no asistir al informe del secretario general del sindicato de esa casa de estudios. *** Carlos Garrido dejó el Conalep en ruinas y ahora va por el Tec de La Venta. De plano, ya cualquiera es director de una escuela pública, sin ser maestro ni administrador. Único requisito: ser amigo del amigo.



Columnas anteriores