PALACIO NACIONAL

De Colosio y la CNDH


Alejandro Lelo de Larrea

Lecturas: 613

Ayer, en 30 segundos, el presidente Andrés Manuel López Obrador dejó muy claro que, como la abrumadora mayoría de mexicanos, él tampoco se creyó el cuento del asesino solitario de Luis Donaldo Colosio, ocurrido hoy hace 25 años.

Con esta declaración del presidente de la república –sin implicaciones legales o jurídicas, por ahora–, con el enorme peso político que representa, López Obrador tiró a la basura las miles de fojas de las inverosímiles conclusiones del último fiscal del caso Colosio, Luis Raúl González Pérez.

Y de rebote, le asestó un durísimo golpe a la credibilidad de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), pues actualmente la preside González Pérez, experto en conclusiones de carácter político hechas a la medida, revestidas de supuestas pruebas periciales.

Como Fiscal, González Pérez presentó las conclusiones del caso Colosio –por órdenes de su jefe Ernesto Zedillo–, unos días antes que terminara aquel gobierno. Algo parecido hizo en noviembre pasado: a punto de concluir el mandato de Enrique Peña, la CNDH de González Pérez dio un informe –que tampoco nadie le creyó–, sobre el caso Ayotzinapa.

A pregunta sobre el crimen de Colosio, López Obrador dijo ayer: "Tiene que seguirse indagando sobre el caso… y tiene que seguirse preguntando:

¿Qué pasó realmente? Todo lo que queda sin contestar sobre este crimen, se dice que cuando se trata de crímenes de Estado siempre hay complicaciones para conocer la verdad, pero hay que indagar, hay que insistir; que esto no quede impune en el caso que se tratara de un crimen de Estado".



Columnas anteriores

visitas