TELÉFONO ROJO

Consulta, reelección: fuegos de artificio


José Ureña

El país se distrae con fuegos y discursos de artificio.

Todo porque la declaración -y en el caso de la inseguridad la omisión o la incapacidad- ha sustituido la ley y su aplicación para dar vigencia al mayor vacío nacional, el Estado de Derecho.

Veamos por qué.

La Constitución no deja duda:

Carecen de valor legal cualquier consulta, sea para revocación de mandato o para tomar decisiones no contempladas en algún ordenamiento legal.


Dice el artículo 83:

"El Presidente entrará a ejercer su encargo el 1º. de diciembre y durará seis años…".

En el sexenio en curso, ese encargo comenzó el 1 de diciembre de 2018 y se cumplió con la rigidez del calendario: Enrique Peña se fue el 30 de noviembre y llegó Andrés Manuel López Obrador. Y conforme al mandato constitucional, el sexenio terminará el último día de octubre de 2024, porque se acortó este período por las elecciones y también la toma de posesión del próximo mandatario.

Tampoco debería haber, desde el punto de vista constitucional, duda sobre la permanencia o prolongación de la permanencia de Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional.

Dice el mismo artículo:

"El ciudadano que haya desempeñado el cargo de Presidente de la República, electo popularmente o con el carácter de interino, provisional o sustituto, en ningún caso y por ningún motivo podrá volver a desempeñar ese puesto".

 

JAMÁS HABRÁ CONSULTA ADVERSA

Leído el texto, lo demás es publicidad.

No hay mucho texto constitucional para hablar sobre otros elementos.

Queda claro: una consulta popular no puede tener aplicación obligatoria para terminar con un presidente electo para seis años y no para estar sujetos a vaivenes de la opinión social.

Ni antes ni después del sexenio.

Diferente será si, por voluntad propia o por un eventual resultado adverso –doble contra sencillo: jamás le será adverso al tabasqueño- Andrés Manuel López Obrador decide irse.

No lo veremos, y guarden sus armas quienes quisieran ver el retiro del de Macuspana antes de tiempo.



Columnas anteriores