VECTOR X

¿Y los 100 días en Tabasco?


Luis Antonio Vidal

LÓPEZ OBRADOR NO PERDIÓ LA OPORTUNIDAD PARA HACER GALA DE SU CONVOCATORIA.
 
Hoy, Andrés Manuel López Obrador enfrenta el escrutinio público de sus primeros 100 días de gobierno. Es un ejercicio obligado, iniciado quién sabe cuándo, como saldo parcial para conocer los alcances del cumplimiento de promesas de campaña de un gobernante.
 
López Obrador no perdió la oportunidad para hacer gala de su convocatoria. 
 
Arropado por sus funcionarios, seguidores y empresarios, mandó un mensaje impregnado con su peculiar estilo político.
 
Caso contrario en Tabasco, donde a mediados de enero pasado, los 17 alcaldes cumplieron 100 días de administración.
 
Escondieron el corte porque, diría el clásico, nada había que celebrar. De octubre a la fecha, han nadado de a muertito. Pagan la nómina, gestionan recursos, asisten a eventos de protocolo, se toman la foto y punto. 
 
Nada resuelven, simple atole con el dedo.
 
No hay señal alguna de avance sustancial en los municipios. La pobreza crece, no hay circulante, el anhelado progreso se ha encapsulado en la promesa de los mejores tiempos.
 
¿Qué podrían presumir en sus primeros 100 días de trienio? Nada.
 
A principios de abril, el gobierno de la reconciliación ajustará 100 días. Quizá llegue mejor vestido que las alcaldías, y se atreva a enlistar sus grandes logros en plena carestía.
 
Si poco o nada merece presumirse a causa de la crisis heredada del gobierno anterior, también es digno de decirse y aceptarse, pero siempre de cara al pueblo como dice AMLO.
 
Que los políticos aprendan la lección: un pueblo bien informado, es un pueblo bien gobernado.
 
La Morralla 
 
Si la directora del Instituto de la Mujer desea saber si la Fiscalía maquilló cifras de feminicidios, no tiene que ir muy lejos.
 
Guadalupe Castro, hoy directora de normatividad de la Secretaría de Movilidad, era fiscal para la atención a víctimas vulnerables en la gestión de Fernando Valenzuela *** Se equivocó Sheila Cadena cuando pensó que manejaría a su antojo a Alma Espadas, su suplente en la diputación local. La teapaneca se amarró las faldas para dejar en claro que no es títere de nadie.
 
En eeeesta esquina…
*** Hasta el domingo


Columnas anteriores