VECTOR X

Policías macheteros


Luis Antonio Vidal

ALGUIEN HA BORRADO LA PALABRA SENSATEZ DEL DICCIONARIO DE LOS FUNCIONARIOS.
 
Quizá este espacio deba servir, a juicio de su autor, para tratar de compartir con el lector algunas reflexiones en torno a diversos asuntos relevantes de la cosa pública.
 
Hoy, sin embargo, no puede pasarse por alto una ocurrencia de la directora del injusto, Sheila Cadena, quien le sacó lustre a su intelecto y dispuso echar a andar una idea, a su juicio genial, extraordinaria, fuera de este mundo: poner a policías estatales a chapear la maleza de la Ciudad Deportiva.
 
Ellos, obedientes, sacaron fuerzas de su formación. Gallardos lucieron los oficiales portando chalecos antibalas desmontando con garabato y machete los campos deportivos convertidos en potreros.
 
¿Y qué chingaos? –habrá pensado la funcionaria- si a los soldados los ponen a pintar calles y desmorrar árboles- ¿por qué no los policías, tan desocupados en estos tiempos? Ahí veía usted a los uniformados embolsando pasto y recogiendo basura, mientras su jefe Jorge Aguirre sigue sometido a la justificada crítica ciudadana por su incapacidad para combatir la delincuencia. 
 
¿Cómo revertir los índices delictivos con una tropa de macheteros? Alguien ha borrado la palabra sensatez del diccionario de los funcionarios. La ocurrencia gobierna. Quizá la directora Cadena no alcance a entender el grave problema de inseguridad que se vive en Tabasco, y fácil se le hacer poner a los guardianes del orden al chapeo.
 
Es la curva de aprendizaje en la política; le ha sido otorgada una beca para, al estilo de los jóvenes construyendo el futuro, cobrar mientras aprende. Pero cuesta trabajo entender que el secretario Aguirre permita que sus muchachos pierdan el tiempo mientras Villahermosa se ahoga en la inseguridad. 
 
Tan malo el pinto como el colorado.
 
La Morralla
Egla Cornelio aún no le encuentra la cuadratura al círculo en la SCT. También cobra por aprender *** Marcos Rosendo Medina se placeó con los dirigentes de partidos en Tabasco. Para evitar suspicacias se hizo acompañar de Pepín López Obrador, quien se dejó llevar de la mano*** Hasta mañana


Columnas anteriores