PALACIO NACIONAL

Gobernadores desmemoriados


Alejandro Lelo de Larrea

Se quejan de que les abuchean, les rechiflan, les gritonean que se vayan. Se les olvida algo muy importante: todos (excepto uno) son perdedores.

Le chillan. La gobernadora de Sonora y todos los demás gobernadores de oposición. En mayor o menor nivel, todos vilipendiados en las plazas públicas, en su propia tierra. Eso es actualmente. Pero fue peor el 1 de julio. Fingen demencia. Como que ya no se quieren acordar. Para su memoria: en todo el país ganó López Obrador la elección presidencial. Y por paliza. Salvo el caso de Guanajuato, donde el PAN aventajó. Entonces ¿de qué se quejan Claudia Pavlovich de Sonora, Silvano Aureoles de Michoacán, o Alfredo del Mazo, del Edomex? AMLO les ganó por lo menos tres a uno a sus candidatos.

Lo que ocurre en las plazas públicas, es reflejo de ello. Seguramente también Morena le atiza, pero no se requiere mucho.

Creen los gobernadores que la gente se va a olvidar en 6 ó 7 meses de agravios de décadas. Imposible.

De todos los gobernadores que ha visitado López Obrador desde el 2 de diciembre, prácticamente ninguno de la oposición ha pasado la prueba de la plaza pública. Todos, excepto Javier Corral de Chihuahua, se han enfrentado a la gente: han hablado ante las multitudes.

Quejas y más quejas. Tantas, que ahora el presidente López Obrador plantea una alternativa: que el gobernador que así lo decida no acuda a las plazas públicas con él.

Pero de cualquier manera, dice López Obrador, va a continuar las asambleas informativas abiertas. Y tampoco va a dejar de visitar a los gobernadores. Si es necesario, irá a sus oficinas.

Habrá que ver quién es la primera o primer valiente que no acompaña al presidente en sus asambleas informativas.



Columnas anteriores