PALACIO NACIONAL

De abyectos y opositores


Alejandro Lelo de Larrea

Lecturas: 726

Tres días antes de la visita presidencial programada, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, definió su postura: un desplegado anunció la conformación de un grupo, impulsado por él, para hacerle "contrapeso" al gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Participan políticos y analistas.

Al día siguiente, AMLO los definió: "¡Ternuritas!"

Diferencias evidentes en la visita de Andrés Manuel López Obrador a Chihuahua, el sábado pasado: Corral llegó a recibirlo al aeropuerto y el Presidente lo saludó de manera fría y no posó para la foto, como suele hacerlo con los gobernadores en sus giras.

López Obrador dio una suave palmada en la espalda a Corral y siguió su marcha. No lo invitó a su camioneta. El guardaespaldas de Corral tuvo que intervenir para solicitar que el gobernador subiera.

Ya en el acto, en el Centro de Chihuahua, Corral no le ofreció discurso de bienvenida al Presidente, como todos los demás gobernadores cuando visita su estado. Tampoco entró caminando con él. Subió y bajó del templete por la escalinata lateral.

Luego de abucheos, chiflidos y gritos de ¡Fuera Corral!, López Obrador atajó: "Si Javier Corral hace un cuestionamiento al Presidente o al gobierno federal está en su derecho a disentir y se le va a respetar siempre; es más: merecen más respeto los opositores que los abyectos".

Y más: "Nada de que el gobernador está cuestionando al Presidente y que por eso va Chihuahua a desatenderse. ¡No! Eso no lo vamos a hacer nunca, jamás", dijo AMLO.

En el PAN hay opositores y de los otros: cuando el viernes 15 de febrero AMLO visitó Nayarit, el gobernador panista Antonio Echevarría, arrancó con el coro: "¡Es un honor, estar con Obrador…!"



Columnas anteriores

visitas