VECTOR X

Los excesos de la austeridad


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1517

Animado por la amistad, un periodista se le acercó al entonces Presidente de México, Adolfo Ruiz Cortines, quien después de varios minutos de charla, le propuso trabajar para su gobierno.

Meses después, el comunicador buscó a su amigo para preguntarle sobre la oferta de trabajo. "Aquí te traigo, Juan, anotado en mi libreta". Pasó el tiempo y Ruiz Cortines afianzó en su administración una política de absoluta austeridad. Todo lo recortó.

Molesto, el periodista entendió el engaño o el olvido de su amigo Presidente y, según relatan tundemáquinas de aquella época, publicó en su columna palabras más, palabras menos: "Don Adolfo es tan tacaño que para no mantener a los perros de Los Pinos, él mismo sale a los jardines a ladrar por las noches".

El comentario tuvo, por supuesto, sus repercusiones hacia el atrevido comunicador.

Quizá la austeridad le funcionó a Ruiz Cortines para hacer un gobierno exitoso, pero en época y circunstancias diferentes a las de la 4T.

Se entiende y aplaude la austeridad como una estricta racionalidad en el ejercicio de los recursos públicos. Se celebra todo cuanto signifique evitar el despilfarro de los funcionarios, los lujos en las oficinas, los gastos onerosos.

Pero cuando se trata de atentar con el salario de la clase trabajadora de nivel medio para abajo brota la mezquindad de una absurda ideología revanchista, o políticamente disfuncional.

Todo se recorta en las oficinas públicas, desde la compensación y los sueldos hasta la papelería, el combustible, los servicios de seguridad, el mantenimiento a los equipos de aire acondicionado, vaya, hasta el papel de baño.

Hemos pasado de la época del dispendio a los tiempos de la rigurosa austeridad… para unos cuantos.

¿Quién saldrá a ladrar?

La Morralla
Jalón de orejas recibieron los diputados locales de Morena por parte de su jefe político en la entidad. Se durmieron mientras los legisladores de Campeche y Guerrero eran los primeros en aprobar la Guardia Nacional. Dejaron su chamba "pa´l lunes" y ahí están las consecuencias. Hoy sesionarán regañados, exhibidos y chamaqueados.



Columnas anteriores

visitas