VECTOR X

Simulación de anticorrupción


Luis Antonio Vidal

La reciente renuncia de dos consejeros y del secretario ejecutivo del Sistema Estatal Anticorrupción advierten la inutilidad de la estructura, vil simulación de un régimen amañado.

Pese a los señalamientos de desvío de recursos y evidentes carencias en todos los sectores en el sexenio de Arturo Núñez, ese órgano de supuesto origen independiente calló ante tanto desorden. El entonces gobernador sorteó un turbulento fin de administración, pero los consejeros se mantuvieron alejados de la realidad para no perturbar, seguramente, al poderoso en turno. La semana que concluye se dio a conocer que dos consejeros y el secretario ejecutivo presentaron sus renuncias por "motivos personales". Quizá sea legal, como dice AMLO, pero no moral, sobre todo en estos tiempos de austeridad cuando el desempleo agobia al tabasqueño. Pero hay un caso peculiar. Apenas en noviembre del año pasado, Alberto Pinzón tomó protesta en el Congreso del Estado como consejero ciudadano de ese sistema en sustitución de José Luis Mora. No se trata de un personaje cualquiera, por sus ligas partidistas. A Pinzón se le vincula con Morena, de ahí se justifica su llegada a ese cargo un mes antes de concluir Nuñez su desastre.

Su permanencia en el SEA, cuando sus otros compañeros renunciaron, habla que figura en el ánimo de la clase gobernante.

No es algo diferente ocurrido en el pasado, aunque quizá pudiera pensarse que los otros gobiernos por lo menos intentaron disfrazar la imparcialidad del sistema, designando a consejeros considerados como integrantes de la sociedad civil. Con Pinzón se rompe el molde y se descara la tendencia.

La Morralla

Marco Xavier Flores Verduzco ha sido nombrado director de Relaciones Públicas de la universidad privada conocida como UMAEE. Es un joven comunicador cuyo éxito radica en su optimista y tesonera actitud como emprendedor de su agencia publicitaria Punto P *** ¿Quién recomienda al delegado del ISSSTE, Ventura Moguel? Tan intocable como ineficiente *** Hasta mañana.



Columnas anteriores