VECTOR X

¿De qué se ríen Rullán y Graham?


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1686

La imagen lo explica todo: el ex titular del Órgano Superior de Fiscalización, Francisco Rullán, abrazado con el ex secretario de Salud, Luis Felipe Graham. Sonrientes, brindando por la amistad durante el festejo ffí de la boda del hijo de Graham en la Ciudad de México.

En su época en el OSFE, Rullán conocía todo cuanto ocurría en la Secretaría de Salud con Graham como responsable y se hizo de la vista gorda. Complicidad, impunidad.

Al médico, hoy ex prófugo de la justicia, se le integró una carpeta de investigación por desvío de recursos federales. Nada vio Rullán en las cuentas de su amigo. Nada supo, nada observó. Eso sí, durante el gobierno pasado, a ambos les fue mejor que a muchos ex funcionarios, porque su antiguo jefe Núñez lo acusó de traición política y lo sometió, una vez instalado en la gubernatura, a una intensa campaña para hacerlo renunciar al OSFE.

Un día, un recadero de Núñez le puso a Rullánsobre la mesa dos opciones: o renunciaba al OSFE por las buenas o se le fncarían responsabilidades por complicidad y demás.

El ex fscal tomó a dos manos la primera propuesta y se alejó de Tabasco.

Núñez dejó escapar a Graham y le otorgó el perdón a Rullán, acusado por el PRD y otros partidos opositores al PRI de ser tapadera de corrupción, de fno maquillador de cuentas.

Han pasado seis años de aquellas acusaciones y ambos personajes vuelven a mostrarse en público, en un evento social millonario, al estilo de los magnates. Razones les sobran a Rullán y Graham para celebrar desternillándose de risa. Pasaron seis años, nadie los tocó y se hincharon. Negocio redondo. El perdón, señoras y señores, ha llegado. ¿El olvido también?

LA MORRALLA

Una bomba podría estallar en el Instituto de Transparencia por el despido masivo de personal. Sin bajarse el sueldo, los consejeros andan cortando cabezas a los de abajo ***Gilda Díaz, alcaldesa suplente de Evaristo en Centro, ni pinta ni da color. Cuando le pidieron "cuidar el escritorio", no le explicaron bien que no se trataba de estar pegada tooodo el día al viejo mueble de madera *** Hasta el domingo



Columnas anteriores

visitas