PALACIO NACIONAL

Seguridad de AMLO, ¿a consulta?


Alejandro Lelo de Larrea

Por vez primera, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio una respuesta diferente sobre el tema de su seguridad, la del jefe de Estado, la del hombre que representa la institución más importante del país y la estabilidad nacional.

Contestó diferente, ante un enfoque también distinto, basado en una expresión que él ha repetido constantemente, y aquí cito la ocasión del 12 de noviembre pasado, en una entrevista en el aeropuerto de Mérida, Yucatán:

"Yo ya no me pertenezco, estoy al servicio de la nación, soy un hombre de nación, entonces tengo que cumplirle al pueblo de México. Mi amo es el pueblo de México, es mi responsabilidad no fallarle y no le voy a fallar", dijo aquel día.

Ante este planteamiento, la pregunta versó sobre si el pueblo de México debería decidir, acaso en una consulta, si debe reforzar su seguridad: "Sí, lo vamos a considerar más adelante; ahora vamos muy bien, estamos bien y de buenas".

La repregunta sobre cuándo lo haría: "Puede ser este año, pero tenemos ahora otras prioridades. Sí".

Otro argumento: el propio López Obrador ha definido su convicción de cómo tomar mejores decisiones. Aquí lo que dijo en una entrevista con Carmen Aristegui, el 23 de noviembre, en el contexto de la consulta nacional sobre sus programas sociales.

"Se dice, y yo lo uso con frecuencia, de que para no equivocarnos lo mejor es preguntar…", comentó.

De sus propias palabras, se debería desprender la siguiente conclusión: el presidente ya no puede decidir, de manera unilateral, sobre este asunto tan importante y delicado para la vida de más de 100 millones de personas.

Él ya no se pertenece. Es de la nación. Su amo es el pueblo. Lo mejor es preguntar. ¿O no?



Columnas anteriores