PALACIO NACIONAL

De Nervo y el linchamiento


Alejandro Lelo de Larrea

Suponiendo sin conceder, como dice el clásico, que la esposa del Presidente Andrés Manuel López Obrador, Beatriz Gutiérrez Müller, hubiera cometido un error de pronunciación, al nombrar al poeta "Mamado Nervo" (como afirmaron en redes sociales), y no Amado Nervo, no era para tanta virulencia y un virtual linchamiento. Sí, es cierto, Gutiérrez Müller es una figura pública, y como tal está expuesta a los ojos y el juicio de millones de personas. Pero en los últimos tiempos, en redes se ha pasado de críticas sanas y constructivas a lapidaciones, con especial énfasis cuando se trata de temas relacionados con el Presidente López Obrador, sea a favor o en contra de éste. Parece haber ejércitos de ambos bandos (quizá la mayoría sean bots) ocupados en este tipo de campañas. Ésto también se refleja en las conferencias de prensa matutinas del mandatario. Todos los días, en las transmisiones en vivo, se pueden leer comentarios agresivos, destructivos, insultantes, contra los periodistas que hacen preguntas, sean cómodas o incómodas para López Obrador. Una brutal violencia verbal.

Nada constructivo. Quizá también es un reflejo de la polarización social. Pero en cualquier caso, nada abona a la democracia y la reconciliación nacional que debe seguir impulsando el nuevo gobierno.

La propia Gutiérrez Müller, en Twitter, sin mencionarlo como tal, se refirió al linchamiento de que fue víctima: "Lamentable el uso de un audio, quizá alterado. Lamentable el nivel de discusión de ciertos sujetos. Lamentable la bajeza en la que incurren usuarios varios. Ojo @TwitterSeguro. Que viva #AmadoNervo a quien este 2019 algunos estamos recordando a cien años". Urge que alguien llame a frenar la violencia en redes sociales.



Columnas anteriores