TELÉFONO ROJO

El encono López Obrador-Aureoles


José Ureña

Lecturas: 415

Todos sabemos dónde comenzó, pero no a dónde irá. El punto de quiebre, y hoy parece de rompimiento, fue el 21 de abril del año pasado, cuando el perredista Silvano Aureoles anunció públicamente su apoyo al candidato presidencial priísta José Antonio Meade. Decisión inaceptable en dos antiguos aliados, correligionarios en el Partido de la Revolución Democrática (PRD). No nada más eran aliados:

Aureoles fue el candidato de Andrés Manuel López Obrador en varias ocasiones e hizo campaña con él: a la Cámara de Diputados, al Senado de la República, a la gubernatura de Michoacán…

Igualito a Graco Ramírez.

Los dos fueron por cargos bajo la bandera amarilla en 2012 y los dos se declararon ganadores, aunque el tabasqueño, entonces a la Presidencia de la República y el segundo, a mandatario de Morelos.

En esa ocasión, Graco se negó a sumarse a las acciones de protesta -similares a las de 2006- de Andrés Manuel, pese a su gran amistad, pero desde entonces tuvo de éste la condena. La guerra fue cantada, tanto como ahora con Aureoles.

GOBERNADORES: SÓLO SINHUE ACTÚA

Hoy, como Graco Ramírez entonces, Silvano Aureoles está solo. Hay inconformidad de otros gobernadores, pero no por bloqueos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), sino por desabasto de gasolina.

No han tenido éxito por una razón sencilla: se limitaron a quejarse.

Solamente el guanajuatense Diego Sinhue tomó la iniciativa de buscar gasolina en EU y ayudó a mitigar la escasez de combustible en su estado. Otros no.

El más significativo por sus quejas ha sido Enrique Alfaro, pero Jalisco lleva ya cinco semanas con las gasolineras vacías y los automovilistas desesperados en filas eternas. Está visto: las declaraciones no suplen las acciones.

Las pipas y tractocamiones, alquiladas por quién sabe quién o importadas, han sido insuficientes para abastecer al Bajío -Querétaro, Michoacán, gran parte de Guanajuato y parte de San Luis Potosí-, Nuevo León y ahora Tamaulipas.



Columnas anteriores

visitas