EL BALÓN ESTÁ EN JUEGO

Chávez no paga


Rolando Díaz

› Hace unos días nos contactaron para contarnos que el entrenador de Dragones de Tabasco, Roberto Chávez, rentaba una casa en acomodado fraccionamiento, la cual dejó por X motivo, sin embargo, como pasa en muchos casos, también dejó una gran deuda, y no fue de renta, ¡sino de luz!.

Según la versión, la suma asciende a los 50 mil pesos, los cuales no se ha negado a pagar, sin embargo pasan los días y nomás no liquida el adeudo a su casera de nombre Aida.

Esas son las incoherencias de algunos entrenadores, pues mientras que en sus "discursos" a los jugadores está desarrollar honestidad, en la realidad, ésta no se da, y en vez de que sea un beneficio su llegada a los tabasqueños, se vuelve un problema por las deudas que van dejando.

No se puede ser buen entrenador si no se es buena persona en todos los sentidos, como cumplir con los compromisos adquiridos.

Cocodrilos tampoco

› Y el problema de los deudores sigue, pues resulta que la directiva de los Cocodrilos de la Liga Premier también tiene una gran deuda con diversos proveedores y hasta con el personal que estuvo la temporada pasada, incluyendo a los entrenadores tabasqueños.

Los Cocodrilos le deben a un conocido hotel de la zona de La Choca, también a gente de prensa, a los proveedores del pasto (que están amenazando en llevarse lo que queda de la grama del Olímpico) y hasta a los entrenadores locales, como a Sergio Ramírez, quien tuvo que "renunciar" a su pago para poder firmar con el equipo brasileño que está dirigiendo en la actualidad, aunque hay un acuerdo de "caballeros" para que se le pague.

Lo cierto es que estas deudas hacen que en vez de que dé gusto que haya un equipo de este nivel en Villahermosa, sienta pena ajena por los jugadores.



Columnas anteriores