CÚPULA DE CÚPULAS

Fin al derroche: Adán, primer viraje


Víctor Ortiz

EL MANOTAZO DE LA AUSTERIDAD QUE TENDRÁN QUE APLICAR DEPENDENCIAS: FRENÓN AL DISPENDIO.
 
Evidentemente algo tiene que cambiar en materia presupuestal en Tabasco, a fin de iniciar primero la estabilización y después el crecimiento. Dos descalabros consecutivos en igual número de cierres gubernamentales en el pasado, parecen demasiado. 
 
Y hoy la economía heredada está para llorar.
 
Ante este entorno resultaba urgente empezar por la casa y apretar también el cinturón del gobierno de Tabasco, como este miércoles anticipó la administración de Adán Augusto López Hernández, al dar a conocer su Programa de Austeridad. 
 
Se puede hacer mucho en los próximos meses, pero si se mantiene el tren de gasto descomunal no pasará nada.
 
Así, el Gobernador Adán Augusto dio el primer gran viraje de su Gobierno, con este manotazo de reducción de gastos.
 
Un hasta aquí con el desfalco y el derroche por doquier.
 
Se envío la orden a lo largo de todo el Gobierno de bajarle a lo superflujo, a fin de incentivar la inversión productiva.
 
Tres ejemplos: No se crearán nuevas plazas. Este es un gran anuncio ante la abultada carga burocrática que tiene a Tabasco contra la pared. Habrá que, en contra parte, empujar programas de emprendimiento, capacitación y créditos, para crear micro empresas.
 
Otro ejemplo drástico: Quedan estrictamente prohibidas las contrataciones de líneas de telefonía celular.
 
Y el propio Gobernador puso el ejemplo, al anunciar que el Titular del Ejecutivo Estatal y su equipo de apoyo logístico no harán uso de vehículos oficiales, ni dispondrán de dotación de combustible pagado con dinero público. Un documento amplio de austeridad.
 
En la Cúpula
 
Desaparecen las oficinas de Comunicación Social y Prensa, pero en algunas dependencias siguen operando encubiertas, ligadas a intereses de anteriores ex secretarios.


Columnas anteriores