Altavoz

Prohibido fallarle a Tabasco


Fabiola Xicoténcatl

Lecturas: 1528

Hoy se despeja la incógnita para Tabasco; luego de seis meses de especulaciones, filtraciones y revelaciones de todo tipo. Sólo el Gobernador Adán Augusto López Hernández es el que está seguro. Lo demás sale sobrando. Bien lo dijo AMLO; "en Tabasco sacas el Gabinete en la mañana y en la noche ya te lo despedazaron". Este 30 de diciembre, a las 8:00 horas en el hotel Tabasco Inn, se sabrá lo que le espera a nuestro estado.

Es obligación del mandatario presentar a los mejores hombres y mujeres que sepulten la maldición del trópico, que conjuren el espíritu de Canaima que devora a los talentos y a las inteligencias más lúcidas. No, los que llegan deben de mirarse en el espejo de los que se van, por muy horroroso que éste sea.

Ni el espejo mágico de la Reina Grimhilde, la malvada madrastra de Blanca Nieves, era capaz de mentirle. Cuando creció Blanca Nieves y se convirtió en la belleza que nos narra el cuento, el espejo siempre le dijo la verdad. Nunca le ocultó que ella ya no era la más bella, y ese fue el fin de la malvada Grimhilde, que empezó a cometer todo tipo de atrocidades contra su hermosa hijastra, que precipitaron su funesto final. Esa es la moraleja del cuento que aplica a la tragedia de Tabasco, donde se comprobó que la inteligencia sin bondad, honorabilidad, corazón y honradez, se vuelve tiranía. A los nuevos hombres y mujeres que a partir del uno de enero de 2019 les toca junto con Adán Augusto López Hernández llevar las riendas del destino de Tabasco les esperan días amargos de trabajo arduo, de acción y honorabilidad a prueba de bala y corrupción, para poder sacar a nuestro estado del abismo. Tienen un blindaje llamado Andrés Manuel López Obrador y un faro llamado Adán Augusto López Hernández para poder llevar a buen puerto a nuestro querido Tabasco.

¿Qué la pasó a Tabasco?

Lo que le sucedió a Tabasco en estos últimos 6 años será digno de estudio de sicología, de análisis rigurosos y tesis de teoría y práctica política. Los más avezados analistas políticos olfatearon lo que venía, algunos dieron la voz de alerta pero nadie los escuchó. Desde la integración del gabinete tipo de remedo 'frankesteyano', se vio el principio del fin.

Tanto dolor, tanta desesperanza, tanta infelicidad, tanta amargura suscitado por semejante atraco, no se olvidará nunca en los anales de la historia. El que mata la esperanza y la felicidad de todo un pueblo, no merece más que el calificativo de traidor, malvado y cruento. Ahora sí, haciendo a un lado este amargo capítulo, deseamos a todos un feliz año 2019. Disfruten en familia o con quien tengan a su lado. Dios bendiga a Tabasco y a México.



Columnas anteriores

visitas