Altavoz

Alcaldías, cueva de ladrones


Fabiola Xicoténcatl

Lecturas: 1406

Siempre se ha sabido, las presidencias municipales son verdaderas cuevas de ladrones. Los alcaldes que entran llegan a saquear y a ver qué se llevan. A beneficiar a sus amigos, parientes y compadres y a destartalar e incrementar la ruina de los de por sí empobrecidos municipios. Los municipios son la primera puerta de choque de las demandas, quejas y peticiones de los ciudadanos. Un municipio sano, pujante, boyante, no tiene por qué acarrearle problemas al estado. Es la primera instancia para dar cauce a esa inconformidad. Si el alcalde es hábil, preparado, honrado y con suficiente emoción social por servir y hacer bien las cosas, la inconformidad no tiene por qué desbordarse. Él la habrá de encauzar y darle la atención adecuada. Si por el contrario el edil y sus regidores son ladinos, de uñas largas y afilados dientes, fallutos, mediocres, grises y ladrones, dejará podrir la inconformidad y demanda social para presionar al gobernante estatal para que se apiade de él y le "abra la llave".

Este miércoles los diputados de las respectivas comisiones, por cierto presididas por mujeres, reprobaron las cuentas públicas de seis de los 17 municipios de Tabasco: Centla, Macuspana, Teapa, Nacajuca, Cárdenas y Paraíso. Llama la atención la cuenta pública de los municipios de Centro y Huimanguillo, que según los diputados de esas localidades estaban plagadas de irregularidades, desvíos millonarios y otra serie de abusos donde los ediles se sirvieron con la cuchara grande y cometieron toda clase de atropellos e ilícitos con la obra pública.

Pero eso sí, la mayoría de los ediles que llegaron en condiciones de más o menos, ahora son poderosos terratenientes, dueños de ranchos suntuosos, con ganado de alto registro, autos último modelo en sus cocheras, su reloj Rolex, casas y apartamentos en la Riviera Maya, en Estados Unidos y hasta en Hong Kong que hacen palidecer a cualquier empresario próspero, así como inversiones hasta en el extranjero.

De ese tamaño fue el saqueo a las arcas de Tabasco. Ahora sólo falta verlos tras las rejas y que devuelvan al erario público lo que se llevaron, lo que desviaron, lo que saquearon y se robaron a manos llenas, el juego está ahora en la cancha del OSFE, ojalá y no empantane las demandas como ha ocurrido en otras ocasiones.

Es importante que los 17 que acaban de entrar, sobre todo los de Morena, se miren en ese espejo y no den al traste con el proyecto del paisano Andrés Manuel López Obrador. Ojalá.



Columnas anteriores

visitas