Altavoz

Un día en el Infierno


Fabiola Xicoténcatl

Lecturas: 1429

Salimos de casa 6:30 de la mañana, fila endemoniada. Todos apresurados llevan a sus hijos a la escuela, otros al trabajo.

Los conductores, 'vuelan' por la vía principal. Taxistas y combieros manejan como locos. Nadie da el paso. No existe el 1X1. Te metes a la fuerza a la fila. Seguimos la ruta, alguien se estaciona en doble fila y sobreviene el caos y la mentadera de madre.

Un volteo circula a esa hora pico, y en cada acelerada, arroja toneladas de humo que asfixia a todos. El caos aprieta. Ni por asomo ves un agente de Tránsito. Una familia entera, un hombre y una mujer van sobre una moto, cuatro, y todos sin casco. Un motociclista de la PEC pasa a su lado y ni lo pela.

6: 45: por el periférico "Carlos Pellicer" circula un trascabo y enseguida una motoconformadora. Se alenta el paso. Aceleramos y caemos en un enorme bache. Logramos esquivar una docena de ellos, pero sin remedio derrapas en uno. El auto suena como un 'chinchin'.

No falta el taxista gandalla que se roba el espacio y se te atrav iesa para ganarte el paso cuando el tráiler deje de maniobrar. La circulación sigue. En la esquina del crucero de Ruiz Cortines y 27 de Febrero, para doblar hacia Atasta, combis y taxistas convirtieron en terminal el sitio. Sigue el peregrinar rumbo al colegio.

En un crucero donde tienes la preferencia, los conductores pasan volando. Hay un disco de alto y nadie lo respeta. Tienes que esquivarlos para no entortarte con uno. En el próximo crucero hay un caos vial por un choque de un taxista y un particular. Ambos discuten. Por fin llega la patrulla y se empieza a desahogar la circulación. Conductores doblan en vuelta prohibida pasando sobre las boyas en la avenida Méndez. Seguimos y sobre la calle La Piña que sale a 27 de Febrero, por poco chocamos con una conductora que viene en sentido contrario.

7:00 horas. Llegamos por fin a la escuela luego de hacer fila y la pitadera infernal. Seguimos hasta la famosa "Chichona". En la salida del carril de alta, en Ruiz Cortines, quienes salen al de baja vienen a casi 100 km/h. Ni por asomo se detienen a pesar de que hay un disco de "ceda el paso". Logramos esquivarlo. El conductor de una Chevrolet se pasa el alto y por poco hace una masacre. Otro semáforo frente a la Toyota para doblar al tancón elevado de Tabasco 2000. Se pone el verde para nosotros. El abusivo conductor de auto de un restaurant gourmet se pasa el alto y choca contra un taxi Plus Rosa. Sobreviene el caos. A duras penas logramos pasar en el tumulto, esquivando los taxis, combis y el autobús de Transportes Olmeca que a chaleco hicieron junto a la entrada de la Toyota un sitio a pesar de los discos de 'No Estacionarse'.



Columnas anteriores

visitas