EL TABASQUEÑO

El Pacto de ARADÁN: Que Núñez cierre bien... para qué Adán no abra mal


Héctor Tapia

En José el Soñador (Libro de Génesis 37) es el propio José quien va por su familia para llevarlos de Canaán a Egipto en medio de la hambruna que golpea a la tierra. El domingo pasado una historia similar ocurrió en Tabasco, entre dos 'familias políticas' que vivieron un reencuentro de ensueño, con una transición de terciopelo de fondo.

En esta historia Andrés vino a reunirse con quienes lo 'vendieron' y decidieron quedarse aliados con el PAN: los perredistas; pero el 'Soñador' tabasqueño, casi-casi 'faraón' de México, volvió al encuentro con sus antiguos aliados, con quienes alguna vez inició la lucha en la izquierda, primero en el Frente Democrático y después en el PRD. A todos los abrazó, sonrió con ellos, los perdonó. Algunos mojaron pañuelos de emoción.


Y Andrés Manuel fue recibido con los mejores productos de nuestra tierra, no hubo desde luego miel, perfume, mirra o pistaches como en Canaán, pero sí tamalitos de chipilín, plátanos fritos y huevos revueltos con longaniza o chaya. (Aunque el paisano ha reconocido que sus favoritos son los motuleños, sobre todos los de 'El Krika's', en la Roma).

Pero el platillo principal en el desayuno fue la charla, es decir lo que ahí se platicó. Llamémosle al encuentro 'El Pacto de ARADÁN', en honor a las tres 'A' de sus nombres que forman el acrónimo: AR-turo AD-án AN-drés.

En el 'Pacto', -celebrado finalmente en el despacho del gobernador Arturo Núñez y no en la salita adjunta-, el 'Soñador' Presidente habría aceptado rescatar financieramente al mandatario perredista, pero con una condición: que éste entierre su única gloria como gobernador, no haber endeudado a Tabasco y solicite al Congreso Local la contratación de seis mil millones de pesos, equivalentes al rescate que será requerido para cerrar bien su gobierno. Según el acuerdo, Núñez recibiría a cambio de su 'generosidad', los recursos para cubrir unos 4 mil millones de pesos, en los cuales estarían incluidos sueldos y prestaciones de fin de año, lo que representaría una parte del boquete financiero, calculado en siete mil millones de pesos.

La actual administración pretende cubrir los otros 3 mil millones de pesos con fondos provenientes de una aportación federal extraordinaria que se da a los estados en estas fechas y la otra mitad por la vía de Participaciones Federales Ordinarias.

Pero 'El Pacto de ARADÁN' tiene una pequeña trampa para Adán: por un lado su gobierno arrancará con los recursos del empréstito, pero por otro lado asumirá implícitamente el hoyo financiero que deje la actual administración, con todas las deudas a proveedores y el déficit de recursos, es un préstamo envenenado, porque Adán va a asumir las deudas de Núñez.

Adán no tiene alternativas, porque sabe que entre mejor termine Núñez, mejor empezará su gobierno y entre peor concluya Núñez peor emprenderá su cuarta transformación.

• • •


En la impetuosa entrevista dada por Adán Augusto recientemente, anunció que el préstamo de los seis mil millones de pesos, que pide para arrancar su gobierno realizando obras, será pagado con impuestos, porque espera mucha inversión privada y con ahorros 'sustantivos', su promesa es que a finales del sexenio queden pagados al menos tres mil millones de pesos.

Habrá que ver de cuánto será el presupuesto de Tabasco en el siguiente año. El que se ejerce actualmente, según la Ley de Egresos del Estado 2018, es de 48 mil 269 millones 375 pesos, un 5.19 por ciento menos que en el 2017.

Pero si la nueva administración logra la aprobación de dos mil, tres mil o hasta cuatro mil millones de pesos más, eso podría servir para paliar la situación en el comienzo de año, afrontar el pago de la segunda parte de los aguinaldos en enero y empezar a hacer 'paguitos' a la monumental deuda con la que se inaugurará como gobernador de Tabasco.

Otra cosa importante es que Tabasco pierde cada año de sus ingresos alrededor de seis mil millones de pesos, debido al cambio del cálculo en la repartición de las participaciones federales, lo que ha generado un gran vacío de recursos, lo cual está pesando a la actual administración porque no supo manejar bien ese déficit. ¿Se cambiará pronto esta fórmula que desde el 2007 viene dañando a Tabasco? Ojalá sí.

• • •


Volvamos a Palacio. Todos estaban ahí, unidos como una gran familia, como en el principio.

Ahí se vió a doña Nidia Naranjo ex subsecretaria de Desarrollo Social nuñista y ahora alcaldesa de Cunduacán por Morena; al líder de Morena César Burelo, ex alcalde de Cunduacán por el PRD; Darvin González Ballina líder histórico de la izquierda en el estado y aliado de años con López Obrador, hoy convertido en gerente del PRD, usado para echar a los fosilistas.

Todos alegres, todos mezclados: PRD-Morena, Morena-PRD, reunidos después de la batalla, recibiendo al que combatieron, como si todo hubiese sido una simulación y ahora no pasara nada, sentados tomando café en un reencuentro afectuoso, con un acercamiento importante para Núñez con Andrés Manuel, todo olvidado. Ya no hay caudillos, ni traidores, todos son amigos.

Andrés el 'Soñador' ha vuelto, y a su alrededor hay de todo: los que quieren hueso y lo elogian; los que lo respetan y lo saludan con sobriedad; los que siempre lo admiraron pero tuvieron que quedarse al lado de Núñez por el sueldo; quizá alguno de ellos al ver la escena soñó despierto: por fin la unidad.

Pero de pronto, abruptamente, Adán pegó un manotazo, como para recordarles a los amarillos que no son iguales. Tomó el micrófono, guardó por unos minutos el discurso de la reconciliación y salió el buen notario, al que le gusta acumular documentos y llevarlos personalmente para la ocasión.

En menos de cinco minutos echó abajo la Zona Económica Especial: está manchada por la corrupción, acusó. De pronto lo que por unos meses parecía la solución para desarrollar a Tabasco, se hizo pedazos. -Hicieron negocios con ella, disparó.

Estalló la bomba: sí hay corrupción en el gobierno del PRD. El mensaje pareció decir: los del PRD no son como Morena, son otra cosa. Sí pactamos con ellos, pero nosotros no somos corruptos; sí tomamos café, pero no estamos juntos, ni unidos.

Fueron cinco minutos. Suficientes para desmontar la idea de que el PRD y Morena son lo mismo. Después, Adán guardó los guantes, y volvió a hablar del entendimiento y la reconciliación… Él no es José el Soñador y no le interesa serlo.

 

UN ADAGIO: “No se preocupen ni se enojen por haberme vendido, pues Dios me mandó antes que ustedes para salvar vidas”. / GÉNESIS 45: 5



Columnas anteriores