CURUL 36

El empréstito que viene


Leobardo Pérez Marín

Muchos no estarán de acuerdo que el nuevo gobierno arranque con la solicitud de un empréstito, porque como bien dice el gobernador electo, Adán Augusto López Hernández, es mucho dinero, sin embargo también es necesario porque se necesitan obras en lo inmediato para generar empleos, obras y mejorar las condiciones de los tabasqueños. No puede el estado seguir estancado mientras que los vecinos siguen creciendo de manera acelerada. Son 6 mil millones de pesos que se van a solicitar y todo indica, que podría ser la próxima semana cuando el mandatario actual, Arturo envíe la petición oficial al Congreso Local, en donde Morena tiene mayoría y sin duda no tendría problema alguno para avalarla.

Y es que si se envía la próxima semana, el dictamen podría estar siendo aprobado en el pleno para fin de mes. Por lo menos hasta diciembre se tendría el dinero listo y como dijo López Hernández, el primero de enero se arrancaría con las obras que se requieren.

El gobernador Arturo Núñez Jiménez ha mostrado disponibilidad en el tema, incluso dijo que analizaría si es viable que sea en esta administración cuando se presente la petición de endeudamiento, porque no hay que olvidar que el Congreso Federal ya le puso desde hace varios años candados a los préstamos de fin de sexenio. Es importante mencionar que en Tabasco al cierre de 2017, el gobierno de Arturo Núñez Jiménez incrementó 8.3 por ciento su deuda pública, la cual se mantiene en 6 mil 811 millones 249 mil 019 pesos, de los cuales 4 mil 832 millones 125 mil pesos se le deben a la banca comercial y mil 919 millones 123 mil pesos a la Banca de Desarrollo.

BASE 4

Sin duda, es la Receptoría de Rentas en Centro que encabeza Gustavo Mendoza, en donde se ha hecho un trabajo ejemplar, de los pocos funcionarios que decidieron ponerse a trabajar y mejorar los servicios, y es que la solicitud y pago de licencias es el trámite que más odiaban los tabasqueños antes de este sexenio, pero este joven profesionista hizo la diferencia. De los pocos que merecen seguir en la administración pública.



Columnas anteriores