CURUL 36

No quieren salir de las oficinas


Leobardo Pérez Marín

Los diputados locales de Morena, a un mes que asumieron el control del Poder Legislativo, no terminan de asimilar la responsabilidad histórica que tienen dentro de la Cuarta Transformación, en donde no sólo se trata de subir a tribuna a leer las iniciativas y puntos de acuerdo que los asesores del partido les envían, sino de crear sus propios criterios, en donde deben dejar de un lado el culto a la personalidad, enfocarse a lo que realmente importa, que es el trabajo parlamentario y uno de ellos es la revisión de cuentas públicas.

Ahora resulta que por el plan de austeridad aprobado por la Junta de Coordinación Política, los señores diputados ya no realizarán la totalidad de las revisiones físicas en los 17 municipios, y por lo tanto, no supervisarán las observaciones que el Órgano Superior de Fiscalización (OSF) le hizo a las obras públicas de los ayuntamientos y del Poder Ejecutivo. Y nadie dice nada; no se quejan, no levantan la voz, porque se les hace fácil recibir un dictamen que posiblemente sea elaborado en alguna oficina alterna y listo, asunto arreglado. No señores legisladores, ahora les toca dejar sus ropas de marca, sus vestidos de moda, zapatillas de lujo y salir al campo, a chambear.

Según trasciende por los pasillos del recinto legislativo, algunos representantes populares con experiencia son los que menos quieren caminar, no quieren salir a los pueblos. Sólo hay que recordar a los 35 diputados locales que hay 328 millones 670 mil 653 pesos que fueron observados por el OSF a los 17 presidentes municipales, así que tienen trabajo de sobra para entretenerse hasta el 15 de diciembre.
 

QUIERE FOTOS LINDAS

Pena ajena sintieron ayer los reporteros que cubren el Congreso del Estado, cuando la presidenta de la Primera Comisión Inspectora de Hacienda, Juana María Esther Álvarez, les pidió que le tomaran fotos bonitas, que eso es lo que más le interesa. Qué bárbaro, le hace mal el aire que se respira en Altozano. Se deja "influenciar" por alguien de su familia dicen algunas voces, lo peor es que está al frente de una de las comisiones que tiene que ver con la transparencia y rendición de cuentas.



Columnas anteriores