Altavoz

Tabasco, reino de la desgracia


Fabiola Xicoténcatl

Lecturas: 2090

Para donde voltee a ver todo es abandono, tragedia, destrucción y desgracia. El Sector Salud en terapia intensiva, con una crisis hospitalaria que supera a todas las demás juntas; el sector educativo peor que nunca, con maestros y trabajadores de la misma SE tomando calles, cerrando y taponeando las principales arterias viales por la falta de pago; la burocracia en pie de guerra y protestando un día sí y el otro también ante el retraso de sus quincenas, la retención de salarios y suspensión de bonos que no es otra cosa más que el complemento salarial y la seguridad pública, ni por dónde entrarle: robos, asaltos, asesinatos, ejecuciones, secuestros, etc, etc, etc. Vivimos en una especie del viejo oeste. ¡Sálvese quien pueda!
 
Ni que decir del campo, con todos los sectores deprimidos y abandonados: ganado, copra, cacao, plátano, pimienta, hule, caña, sorgo, maíz, frijol, arroz. Al paso que vamos, nuestros hijos sólo conocerán estas especies por fotografías.
 
Los servicios básicos en total abandono y deterioro: el mobiliario urbano inexistente, hecho trizas o desvencijado; los parques enmontados y como boca de lobo por la noche; los recintos culturales como en la película ‘Soy Leyenda’, de Will Smith y el agua potable, si bien nos va, sale a cuentagotas y chocolatosa. Y ni qué decir de los municipios, donde los alcaldes sólo se dedicaron a saquear.
 
Todos llegaron a ver con qué acarreaban y qué se llevaban a la bolsa, incluyendo a los suplentes e interinos. Se van con las alforjas repletas; todos salen multimillonarios, con apartamentos de lujo en las zonas exclusivas de Villahermosa, y su chalet en la Riviera Maya. Pero eso sí, los servicios municipales básicos podridos, con deudas por saldar, laudos de millones de pesos y los recibos de luz sin cubrir adeudos, al cabo que él que llegue ¡los tiene que pagar!
 
El caso más triste es el de Centro, con una Villahermosa horrenda, insegura, desastrosa, sucia, oscura, gris, abandonada, insalubre, donde a diario sufrimos por falta de agua potable teniendo dos de los ríos más caudalosos del país, el Grijalva y el Carrizal. Así con ese saldo se van hoy los 17 presidentes municipales. Nos quedan a deber todo. A ver a cuántos veremos tras las rejas si es que en verdad habrá justicia para el pueblo. Bienvenido los que llegan y que se miren en el espejo de los que salen, de los que se van derechito al basurero de la historia.

 



Columnas anteriores

visitas