Altavoz

El Tabasco de Pedro Páramo


Fabiola Xicoténcatl

Como el famoso pueblo de Comala de la célebre novela 'Pedro Páramo' de Juan Rulfo, un lugar entre el cielo y el infierno, entre el paraíso y el limbo, así parece nuestro Tabasco, nuestra Villahermosa. Con carreteras hechas pedazos que al recorrerlas te dan una tristeza infinita, la infraestructura urbana deteriorada y los servicios pésimos y de la peor calidad que se tenga memoria.

Y no hablemos de la infraestructura vial, que de sólo verla dan ganas infinitas de llorar, cuando la constante en todo el país es la modernidad. Por eso saliendo de Tabasco la realidad es otra. Como por arte de magia cambia el panorama.

Todos los estados, a excepción de Tabasco, cuentan con una estructura vial de primera: señalamientos impecables que te facilitan la vida; semáforos digitales e inteligentes que ayudan a la movilidad; alumbrado público, señales de tránsito bien pintadas y ubicadas para evitar abusos tanto de peatones como de conductores, combieros, transbuseros, taxistas y agentes de Tránsito; el uno X uno que ya es obligatorio y te evita atolladeros infernales que te hacen gastar tiempo y gasolina, y la asistencia vial que ni por asomo existe en Tabasco.

Bueno, hasta los autobuses más o menos modernos han desaparecido de Villahermosa. Ahora vemos que ya sacaron de circulación los Transbus y a "chaleco" nos hicieron el "favor" de traer de los municipios autobuses viejísimos que son verdaderas chatarras como de los años 60's. Habría que investigar a quién están favoreciendo, o si hay 'cochupo' con Autobuses Olmeca.

Ojalá algún día regrese el esplendor de Tabasco, la magia de Villahermosa.

Por ahora, como en la Comala de Rulfo, en Tabasco parece que todos estamos muertos.

La reaparición de Pepe Toño

Este sábado, en la gira de la próxima secretaria de Energía del gobierno de AMLO, Rocío Nahle, por el puerto de Dos Bocas, Paraíso, la sorpresa fue la reaparición del ex presidente del Congreso, el ex diputado José Antonio de la Vega Asmitia.

Se pudo observar al exlegislador muy activo, y a la gente de Pemex, de los futuros funcionarios federales y de los colaboradores del Gobernador electo, Adán Augusto López, darle a De la Vega trato de secretario de Estado.



Columnas anteriores