CURUL 36

¿Por qué no hay dinero?


Leobardo Pérez Marín

Dice el dicho que si el río suena es que agua lleva. El hecho es que algo está sucediendo en Tabasco, según se ve por las constantes manifestaciones y bloqueos, lo mismo de personal del Sector Salud que de Fiscalía, o maestros o de Base 4.

La cosa ya llegó a tanto que fue público el hecho de que el propio titular de la Fiscalía se apersonó en la Secretaría de Finanzas para saber cuándo liberarían recursos comprometidos para los trabajadores.

Por la falta de recursos se han frenado obras, proveedores no quieren darle servicios o bienes a las dependencias porque aún les deben, se canceló el Festival Cultural Ceiba y hasta se detuvieron proyectos de inversión porque no hubo para pagar el paripaso que exigía la Federación.

El hecho es que no hay dinero y aquí la pregunta que surge es: ¿Por qué? ¿Por qué no hay dinero? Quizá la pregunta suena más fuerte y recorre todo el estado porque hasta ahora no ha habido una explicación precisa sobre lo que sucede con las finanzas estatales.

Rumores hay muchos. Como que cayó la recaudación y eso repercute en las participaciones, que todo es resultado de la caída de la actividad petrolera, que se ha deprimido la economía estatal por falta de inversiones, etcétera. Pero también se habla de posibles desvíos, de que las cosas están parecidas al cierre del sexenio Granierista, que todo se fue en las campañas.

Urge una explicación a la sociedad para saber lo que viene: si habrá posibilidad de recuperación o si, de plano, que cada quien se agarre como pueda.
 

LO CORRECTO

Lo que si ha sido correcto es evitar la tentación de pedir un nuevo empréstito, porque sólo podría ser para proyectos de inversión, y a estas alturas nada podría concluirse en los pocos meses que faltan para que termine la actual administración. Además, es altamente improbable que la nueva Legislatura apruebe un préstamo al gobierno saliente.



Columnas anteriores