EL TABASQUEÑO

Imaginemos la cuarta transformación


Héctor Tapia

Imaginemos a un extraño territorio que fue invadido y llamado colonia por 300 años y que un 16 de septiembre de 1810 decidió iniciar una transformación, la llamada primera gran transformación de México.

Imaginemos a un grupo de monarquistas que al verse desfavorecidos por la corona española en 1820, decidieron apoyar a los grupos independentistas, que a la vez contaron con el apoyo de la aristocracia y el clero, y que tras la vía de las armas consumaron el 27 de septiembre de 1821 su independencia de España, dando paso una República Federal.

Imaginemos a ese incipiente territorio quebrado económicamente tras acabar con el virreinato, y que mientras intentó convertirse en un país, pasó 500 años envuelto en guerras, asonadas e intervenciones extranjeras.

Imaginemos a la República iniciando un lento proceso de modernización, con transformaciones siempre impulsadas desde las minorías, desde arriba: catedráticos, intelectuales y a veces desde el propio gobierno. "Minorías empeñadas en cambiar a la mayoría del país".

Imaginemos a liberales y conservadores divididos por sus ideales en una sangrienta guerra que duró tres años, por una Constitución que fue promulgada en 1857, hecho que volvió a cambiar a ese extraño territorio (la segunda gran transformación), convirtiéndolo en una nación independiente, con un estado laico y gobernado por un gigante indígena, pero que heredó al morir una débil democracia.

Imaginemos que aquella antigua y extraña tierra, que es ahora un extraño país independiente, inició ahora una revolución, entró en una tercera transformación, buscando modernizarse política y económicamente, una lucha inspirada en justicia e igualdad, que derramó sangre con el zapatismo y que al final derivó en 1929 en un sistema de partidos.

Imaginemos ahora que ese extraño país tuvo 85 años de estabilidad social y económica, pero que no logró madurar políticamente, y además olvidó la democracia, un régimen que se benefició de reformas económicas y privatizaciones, que se sumió en la corrupción y que ensanchó aún más las diferencias sociales, llevándolo al repudio de las mayorías.

Imaginemos que un hijo del mismo régimen de partidos triunfó de manera hegemónica, tal como en el pasado lo hizo aquel PNR heredero de aquella revolución. Que este hijo tomó bajo su control el poder de ese extraño país y anunció una cuarta transformación.

Imaginemos que lo cumplió, que aquel hombre logró abatir la inseguridad, que también terminó con el despilfarro y la corrupción, y que además acabó con la desigualdad social, que su terquedad (como la de Juárez) hizo por fin convertir a ese extraño país en una nación próspera y justa.

Ahora en este extraño país por fin todos están en el primer mundo, ha quedado despejado el camino hacia la democracia, ya no habrá simulación, pero ahora otra vez volvieron las elecciones, pero ahora aquel terco que logró la transformación no compitió y el panorama resulta desalentador, los partidos han desaparecido y ahora amenaza ¡una nueva revolución!

 

• • •

Agradezco los comentarios y opiniones que han expresado por el artículo pasado donde escribí sobre las mafias de batas blancas que operan en la Secretaría de Salud.

Algunos médicos me han hecho llegar sus puntos de vista y con gusto los expongo a continuación:

1. Interesante el análisis, pero sabías que por la vía de la nómina a los médicos nos hacen descuentos del Fovissste y también de los seguros de Metlife; en el talón de pago aparece el descuento pero éste en realidad no es liquidado por la Secretaría de Salud ni a la institución de vivienda ni a la aseguradora.

2. Estamos de acuerdo contigo en que nuestra Secretaria ha sido un botín político en el que han predominado los intereses personales y los cotos de poder, en detrimento de la salud de los tabasqueños. Además de ello, ha sido la bolsa de la que se han extraído los recursos para enriquecer a quienes se han servido de ella. La corrupción dentro de la Secretaría se convirtió en un estilo de vida.

3. El nuevo Gobierno tendrá ahora no sólo el reto sino la oportunidad de mostrar que se puede construir una historia diferente, limpia, congruente con lo expresado en campaña y con el espíritu y la esperanza de todos los que salimos a las calles el pasado primero de julio para decir basta, para expresar que queremos un rumbo totalmente diferente.

4. En este momento, elegir al nuevo secretario de salud, parece la cirugía más riesgosa.

Experiencia probada, honradez probada, resultados positivos, proyección laboral, manejo adecuado de las relaciones públicas y muchas cosas más, son los requisitos de quien tome la estafeta y nos lleve a la meta.

5. Hoy se habla de tres nombres. Es importante analizarlos. Amador Izundegui sin experiencia en el sector salud, su hermano Gerardo solo como coordinador de un servicio hospitalario... Ambos buenos médicos, pero sin la experiencia que se requiere.

6. José Manuel Cruz Castellanos sin experiencia hospitalaria, ni del sector en su conjunto. Concordamos contigo en que cuenta con muchas aspiraciones políticas y Tabasco está lleno de políticos. Necesitamos administradores de la salud, que guíen el barco a buen puerto.

7. Nos queda Azuara Forcelledo. Tiene experiencia, en el Juan Graham mostró honradez, es estratega de la salud y tiene capacidad para relacionarse con todos los grupos sindicales, políticos, médicos, gubernamentales. Es aceptado y buscado por el gremio médico como médico especialista y como administrador de la salud.

8. En su gestión construyó el modelo de salud integral que fue visitado por otros países para aprenderlo y reproducirlo. Abrió la puerta a fundaciones como Río Arronte. Elevó la calidad de la atención y la gestión hospitalaria. Bajo su mando, el hospital recibió múltiples premios de calidad. Y tiene el humanismo que requerimos y amor a los tabasqueños. No tiene aspiraciones políticas pero si tiene aspiración de servir.

Esta es la visión vista por un grupo del gremio médico. Gracias por aportar al tema.
 

 

• • •

El reconocimiento al programa radiofónico Telereportaje es innegable, ha informado por 60 años de forma profesional y ha creado una gran comunidad que usa sus micrófonos para dialogar, para comunicarse entre ellos y también para denunciar. La portada de Tabasco HOY al titular del programa, Jesús Sibilla Oropesa es un homenaje justo, tan justo como el reconocimiento a la aportación realizada por el periodista Luis C. Márquez a Tabasco. Amor con amor se paga.



Columnas anteriores