Altavoz

Los 18 mil focos y el dron


Fabiola Xicoténcatl

La revelación que se ha hecho del empréstito de los 700 millones de pesos para el Plan Integral de Seguridad, y que 200 millones fueron a parar a la Secretaría de Recursos Naturales y Protección Ambiental del gobierno del estado (Sernapam) nos ha dejado a todos los tabasqueños con el ojo cuadrado.

Y todos nos preguntamos, ¿y qué caramba fue a hacer más del 30% del préstamo total a las arcas de la Sernapam, dependencia que nada tiene que ver con la seguridad o cualquier corporación policíaca? Por ejemplo a la Fiscalía, que está directamente involucrada en ese rubro, apenas se le asignaron 101 millones de pesos. Que grave que se nos venga a decir cuarto para las doce que esos 200 millones de la Sernapam se usaron para comprar 18 mil luminarias tipo Led, para dizque iluminar la ciudad, cuando a duras penas las pocas que hay servibles apenas alumbran. Hay más luz en el quinqué de petróleo de los abuelos y en los pocos cucayos nocturnos que aún sobreviven, que en los arbotantes de Villahermosa, que dan pena y lástima de verlos todos herrumbrados, derruidos y desguanzados.

Villahermosa es cada día más fea, y de noche ni se diga, una auténtica boca de lobo. Son tramos y tramos que permanecen en completa oscuridad. Ni se le ocurra salir y pasar por el Periférico, o por Tabasco 2000, y mucho menos aventurarse a una colonia como Sabina, Tamulté, Gaviotas, La Manga. O de plano por el centro de la ciudad. Por eso a estas alturas parece descabellado que se haya destinado una gran parte de los 700 mdp del empréstito a la Sernapam para comprar focos, cuando la obligación de mantener la ciudad en óptimas condiciones le compete a los Ayuntamientos, por cierto en estos últimos días ha hecho alharaca de que está cambiando las luminarias por lámparas Led.

El absurdo de los absurdos que "entre más iluminado, menos delincuencia", pero si a plena luz del día te asaltan, se meten a tu casa, te bolsean en tu negocio y hasta en la iglesia. Y para variar nos vienen con que un dron que nadie ha visto nunca, costó 12 millones de pesos. Ésto parece ya un cuento de pescadores. Kafka se queda corto. ¿O alguien nos está mintiendo o nos quieren ver la cara? Una de dos. ¿Y dónde están los 18 mil focos y el dron? Ésto huele muy mal..



Columnas anteriores