Altavoz

PRD, que el pueblo se los demande


Fabiola Xicoténcatl

EL SILENCIO DE LA BANCADA DEL PRD CONTRADICE LA MÍSTICA DE ESTE PARTIDO.
 
Por increíble que parezca, diputados del PRI en Tabasco son quienes en este último tramo de la actual legislatura han sacado la casta para señalar los pormenores de la crisis hospitalaria, el problema de la inseguridad, la falta de pago a maestros y trabajadores de la Fiscalía, la abominable mortandad de manatíes en Los Bitzales, y los adeudos a proveedores.
 
El silencio abyecto de la bancada del PRD contradice la mística de este partido, que desde sus orígenes se distinguió por la denuncia.
 
Ese era su sello, la protesta por lo injusto, pero en los últimos años se envileció, que hasta AMLO, Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz y toda la inteligencia perredista tuvieron que emigrar. Parece increíble que ningún diputado del PRD, ni estatal ni federal, haya alzado la voz ante la crisis hospitalaria. Inédito que haya sido el líder de la bancada del PRI, Manuel Andrade Díaz, quien haya salido a dar la cara por las familias de los enfermos y derechoahabientes de los hospitales y centros de salud en agonía. Increíble que nos hayamos venido a enterar por el diputado del PRI, Jorge Lazo Zentella, que el Fideicomiso para el Fomento y Desarrollo de las Empresas de Tabasco (FIDET) que regentea la SDET, haya destinado 20 mdp para una película imaginaria (Deadtectives), que nadie conoce. ¡Qué terrible que se hayan regalado otros 60 mdp para otras dos producciones cinematográficas invisibles!
 
Además, que de manera artera se violó la ley en la entrega de estos millonarios dineros, debido a que las reglas de operación establecen que los recursos del FIDET sólo se destinarán a una “población objetivo, que serán empresas establecidas o por establecerse en Tabasco, con domicilio fiscal en el mismo, y con proyectos viables y de impacto social”.
 
Por eso, los nombres de los diputados que integran la bancada del PRD, ya hacen fila en el basurero de la historia. Nunca hablaron, nunca denunciaron, nunca estuvieron a lado del pueblo. Ellos hicieron un juramento cuando protestaron como legisladores: “guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicanos, la local de Tabasco y las leyes que de ellas emanen, si no que la Nación y el pueblo se los demande”. Hoy les decimos a los legisladores perredistas, …¡se lo demandamos!
 
No nos representaron, ni nos cumplieron. 


Columnas anteriores