CURUL 36

Empresaria dará rostro nuevo al Poder Legislativo


Leobardo Pérez Marín

Beatriz Milland Pérez, mujer empresaria que llegó a la diputación por la vía del voto representando a Paraíso, será quien presida los trabajos parlamentarios en los próximos años; será la cabeza del Poder Legislativo, quien tendrá la responsabilidad de impulsar antes que ingrese el nuevo gobierno un plan de austeridad, y una reestructuración administrativa que deberá concluir con la desaparición de áreas y de comisiones de trabajo.

Los consensos recayeron en esta joven, quien no tiene antecedentes políticos, proviene de una familia que se ha dedicado a la Iniciativa Privada, y que a base de esfuerzos ha sacado adelante un patrimonio en su municipio. Su trabajo al frente de la Asociación de Hoteles del Estado le dio muchos dividendos, al grado que Morena identificó su liderazgo y la invitó para que fuera candidata por el Distrito XX. Aunque inició con una nula experiencia en política, poco a poco se ha ido abriendo paso en esta área que ya dominan los hombres, en donde muchas veces se han cerrado los espacios a la mujeres, pero Bety, como la llaman sus amigos y como se le conoce en el sector empresarial, no dio un paso para atrás, al contrario ha sabido "capotearlos" y hoy no sólo es la coordinadora de la bancada mayoritaria, sino que será la presidente de la JUCOPO, el órgano rector del Congreso Local. Pero nada será fácil a partir de ahora, porque en frente tiene dos viejos lobos de mar, por el PRD al nada buena gente de Agustín Silva Vidal, un hombre con un pasado oscuro y que trae a cuestas una serie de acusaciones de presuntos actos de corrupción; y por el PRI a Gerald Washington Herrera, que sin duda será un diputado aguerrido, pero con el que podrá llegar a buenos acuerdos. Bety Milland tendrá la responsabilidad de consensar en lo inmediato una serie de reformas que tienen que ver con la austeridad y modernización administrativa, que incluye la creación de nuevas secretarias y la desaparición de algunas direcciones. Ésto sin contar la discusión de las cuentas públicas, y la aprobación del presupuesto estatal del 2019. Ella sólo tiene que rodearse de gente inteligente, no de amigos que sólo le hablen bonito; de profesionales que sepan hacer bien las cosas.



Columnas anteriores