EL TABASQUEÑO

¿Núñez, en el lado equivocado de la historia?


Héctor Tapia

Por: Héctor Tapia Martínez de Escobar

Cuando Arturo Núñez entregue la gubernatura de Tabasco estará cumpliendo 48 años en la vida pública de México, -42 de ellos permaneció en un segundo plano: subdirector, coordinador, subsecretario-, llegará a sus bodas de oro de los 50 años en la función pública en el lado equivocado de la historia.

Pasará a ser recordado como la cabeza de un gobierno efímero del PRD. Paradójicamente, Núñez se desplazó en seis años de ser un beneficiado del 'efecto Peje', a terminar siendo víctima del mismo. Amigo y enemigo.

Un 11 de noviembre, hace seis años, Núñez había llamado a López Obrador "amigo y jefe", quiso así refrendar su lealtad, estando próximo a gobernar y a compartir ese tiempo con Enrique Peña Nieto como Presidente.

Arturo Núñez cometió el error de no saber cómo sobrellevar al Andrés Manuel de aquellos años, radicalizado, herido por dos derrotas; y al final quedó atrapado entre la institucionalidad de ser gobernador y el poder presidencial. Atrapado entre el PRD (partido por el cual ganó) y Morena (el de su 'amigo y jefe').

Luego vinieron las ofensas mutuas: "Traidor", acusó AMLO, -"Caudillo", respondió Núñez.

Todo porque no permitieron que Morena se atravesara a la mitad del sexenio, poniendo en riesgo la gobernabilidad del nuñismo, y terminaron reduciéndolo a una alcaldía y cuatro diputaciones en una elección intermedia plagada de irregularidades (todas atribuidas al árbitro electoral).

Hoy que la alternancia "corre por toda esta tierra", todo debe apaciguarse.

Andrés Manuel López Obrador necesitará de los mejores hombres y mujeres para lograr su misión, pocos tabasqueños tienen la formación en las instituciones federales como Arturo Núñez Jiménez, desaprovecharlo sería un error. Hoy que el propósito mayor de la Presidencia se ha logrado, y que ya han bajado las aguas, debe haber reconciliación.

Las redes sociales y los cafés se han encargado ya de juzgar a Núñez, yo sólo agregaré al respecto que la mayor aportación de Núñez no está en obras, está en la recomposición de las instituciones saqueadas, en adelantar el viejo reloj de la política criolla y ponerlo en sintonía con los nuevos tiempos del país, es una aportación política, no son obras como las que se acostumbran a celebrar o criticar, pero es desarrollo, civilidad, gobernabilidad, y eso en esta selva tropical me parece que sí es mucho.

¿Llegará Núñez a sus bodas de oro fuera de la función pública? Creo que no, un hombre con su talento y experiencia tiene que estar del lado correcto de la historia. Esperemos.

Adagio: "Todos caminamos hacia el anonimato, solo que los mediocres llegan un poco antes". (Borges).



Columnas anteriores