ANALISTA

Nuevo modelo energético mundial


MBA. Ramsés Pech

El mundo está cambiando hacia una transición del uso mejor de las materias primas y el cómo producir energía, esto debido a que vemos una guerra comercial camaleónica; basado en no anteponer la materia prima para energía, si no los productos terminados para el consumo humano.

Las empresas de energía y sobre toda la industria de hidrocarburos prefieren tener precios por arriba de los 65 dólares en promedio anual debido a que:

* El petróleo y el gas seguirán siendo componentes cruciales de la combinación energética mundial en las próximas décadas.

* La demanda mundial de petróleo se estabilizará en los próximos 15 años y mientras tanto, la demanda global de gas crecerá durante otras dos décadas, alcanzando su punto máximo a mediados de la década de 2030, convertirse en la fuente de energía más grande del mundo.

* El caso del gas es y será una fuente de energía ideal para reducir las emisiones de carbono en el corto plazo, al tiempo que complementa el desarrollo gradual de energías renovables y tecnologías sin carbono, que a largo plazo absorberán una parte cada vez mayor de la combinación energética mundial. Siendo Corea, China y el noreste de Asia los de mayor consumo vía GNL importado.

* Los costos de desarrollo y producción costa afuera han disminuido entre un 30% y un 40% en los últimos tres años gracias a la eficiencia de la cadena de suministro, la mayor estandarización y los nuevos desarrollos en perforación y diseño de pozos.

* Existe un riesgo actual de incrementar el precio del barril por las interrupciones de suministro no planificadas, ocasionado por las caídas crónicas en Venezuela; Angola y el embotellamiento de las exportaciones por la infraestructura en Irán y EUA (el dilema de que es primero la infraestructura o la materia prima) falta de capacidad de ductos. El acuerdo acordado de incrementar en 1 millón de barriles será puesto a prueba si es suficiente o no.



Columnas anteriores