ANALISTA

Riesgos en estados petroleros


MBA. Ramsés Pech

Falta inversión directa nueva que compense la salida de flujo de efectivo originado por la falta de presupuesto asignado a PEMEX y CFE.
La economía cambia en el mundo. Se asumen riesgos en las inversiones para la movilidad económica de los países. Pero en México, no vemos una propuesta de cómo podemos incrementar los flujos de efectivo en la economía del país y, sobre todo, en algunos estados afectados por la problemática de la industria petrolera.
 
Esto ha ocasionado una contracción en el poder adquisitivo de la población.
 
El mercado en algunos estados se está colapsando y surge un fenómeno que podríamos llamar un “mercado estacionario circulante”, que indica la venta en círculos de bienes y servicios entre los habitantes de un lugar. Este fenómeno surge en estados como Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y Campeche, cuyo detonador para este tipo de mercado fue la caída de inversión por parte de PEMEX y CFE.
 
Las economías de estos estados dependían en gran parte de la inversión directa de PEMEX, que provenía del Presupuesto de Egresos de la nación.
 
Hoy, ante la apertura de mercado y la desaceleración de la actividad en exploración y extracción de hidrocarburos, baja utilización de las refinerías y la falta de materia prima para petroquímicas y plantas de fertilizantes, el colapso del flujo de efectivo en estas entidades se ha dado en ausencia de las altas inversiones que estaban acostumbrados.
 
Sí existen contratos, proyectos, o al menos intenciones, algunos derivados de la apertura energética, que podrán dejar una derrama en los estados mencionados, pero en un lapso de 10 a 15 años y no en el que sustituya la originada por PEMEX y CFE, la cual provenían de las licitaciones que realizaban en base al Presupuesto de Egresos que se asignaba para la operación de estas empresas estatales.


Columnas anteriores