DESDE LA YARDA CERO

Vikingos y los 'eneros malditos'


Charly Levi

Lecturas: 451

La historia de los denominados “Súper domingos” esta aderezada por grandes capítulos definidos por el drama y el desafío de lo improbable. Un deporte-espectáculo como lo es el futbol americano profesional, al igual que los deportes de alta categoría como el béisbol y el baloncesto, está más cerca de los milagros, sorpresas e inspiración que de la propia lógica.

Expongo lo anterior, luego de ser testigos de la milagrosa jugada que saco de la derrota a los Vikingos frente a los Santos, que provoco el delirio de los aficionados de Minnesota al conseguir mantenerse con vida y aspirar a lo que podría ser un retorno de los purpuras al Super Bowl. Dramático final que acrecentó las posibilidades de que por fin un contendiente del gran partido juegue por vez primera en la disputa del Trofeo Vince Lombardi ante sus seguidores, tras la agónica victoria de Vikingos ante Nueva Orleans en una jugada con escasos segundos en el reloj.

Cabe aclarar que esta será la segunda ocasión en que la casa de los Vikingos albergara un Super Bowl. Fue el 26 de enero de 1992 cuando el Metrodome, antigua casa de los Vikingos, fue la sede para la victoria de los Washington Redkings 37-24 ante los Buffalo Bills que perdían el segundo de cuatro Súper Tazones de manera continua. Como dato curioso, el Metrodome de Minneapolis que también fue la casa de los Minnesota Twins de la MBL por varias temporadas, logró albergar con tan solo tres meses de diferencia, dos de los grandes eventos de la cultura deportiva en USA, nos referimos al Super Bowl y a la World Series, ya que en octubre de 1991 en ese mismo escenarios se jugaron los juegos 1, 2 y 6, 7 de aquel memorable Clásico de Otoño con los Mellizos doblegando a los Bravos de Atlanta en siete dramáticos partidos.

 

Romper maldición

Si se mantiene el “Milagro de Minnesota”, los Vikingos con jugadores de escasa experiencia en postemporada deberán romper la maldición que sigue a los purpuras en sus juegos de SB y que inicio en Nueva Orleans (1970) los siguió a Houston (1974) retorno con ellos a Nueva Orleans (1975) y que esperan se haya quedado para siempre en Pasadena (1977). Luego de una rica historia de 25 sedes del Súper Bowl, los San Francisco 49ers y Los Angeles Rams, han sido los equipos más cercanos en jugar muy cerca de su estadio. Los Rams en el “Rose Bowl” en 1980 y en 1985 los 49ers en la Universidad de Stanford.

Sí los Vikingos quitan del camino a Philadelphia, les agradara saber a los purpuras que en la actualidad el Super Bowl se juega en febrero y no en el “maldito enero”. Al alcanzar el cetro de la NFC, los Vikingos podrían quitarse el zapato ante sus seguidores el próximo 4 de febrero. Amanecera!



visitas