CASCARA AMARGA

Parabola del sembrador


Laureano Naranjo Cobian

Cuando se juntaba una gran multitud, y los de cada ciudad venían a El, les dijo por parábola: El sembrador salió a sembrar su semilla; y mientras sembraba, una parte cayó junto al camino, y fue hollada, y las aves del cielo la comieron. Otra parte cayó sobre las piedras; y nacida, se secó, porque no tenía humedad. Otra parte cayó entre espinos, y los espinos que nacieron juntamente con ella, la ahogaron. Y otra parte cayó en buena tierra, y nació y llevó fruto a ciento por uno. Estas cosas, decía a gran voz: El que tiene oídos, que oiga. Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios. Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el Diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven. Los de sobre la piedra son los que habían oído, reciben la palabra con gozo; pero estos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan. La que cayó entre espinos, son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto. Más la que cayó en buena tierra, son los que con corazón bueno y recto retienen la Palabra oída, y da un fruto con perseverancia. Tengamos pues todos en estos días finales, la perseverancia y la fe para esperar un 2015 lleno de paz, alegría y prosperidad. II Cárdenas es un municipio estratégico para la democracia. En su historia están las luchas de muchos tabasqueños que mantuvieron la esperanza, a pesar de los pesares. Por esto hago un llamado a los cardenenses para que apoyen a tres ciudadanos comprometidos con la buena obra. Estos son: Gustavo Naranjo Vera. Tomás Brito Lara. Euclides Alejandro Alejandro. ¡Con ellos, sí ganamos!


Columnas anteriores