CASCARA AMARGA

Don Juan


Laureano Naranjo Cobian

Este miércoles 19 de noviembre se cumplirán 900 días de que falleció, a causa de un accidente en su casa mientras construía una troje, don Juan Chavez Alonso, líder indígena incorruptible. Hombre digno, justo, tenaz y de principios. Siempre humano, solidario, generoso, autentico. “Zapatista desde 1994 y hasta el último día de su fructífera vida, luchador comunitario, referente indiscutible del movimiento indígena nacional, recuperador de tierras y de la memoria histórica, promotor infatigable de la educación indígena…”. Fue también trabajador migrante en los Estados Unidos, campesino ejemplar, músico, compositor y poeta. Originario de la comunidad de Nurio, puerta de la meseta Purépecha. Don Juan fue un hombre profundamente leal a sus convicciones. En 1954 acudió a la Convención Nacional Democrática convocada por el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional. Hombre bueno, cordial, sincero. Su recuerdo es tan tierno y agua fresca para el alma. Que viva para siempre este gran hombre. II El Destino: cuenta José Gordon en su libro <>: “el criado llega atemorizado a casa de su amo-señor-le dice, he visto a la Muerte en el mercado y me ha hecho una señal de amenaza. El amo le da un caballo y dinero, aconsejándole ¡huye a Samarra!. El criado huye. Esa tarde, temprano, el señor se encuentra a la Muerte en el mercado. Esta mañana la hiciste a mi criado una señal de amenaza, le dice. No era de amenaza, responde la Muerte, sino de sorpresa. Porque lo veía ahí, tan lejos de Samarra, y esta misma tarde tengo que recogerlo allá”.


Columnas anteriores