VIVIR BIEN

La otra cara de la navidad

Hoy cantamos Noche de Paz, pero en realidad padeció desde su nacimiento.



07/12/2019 20:58 / Centro, Tabasco

Piensa un poco en las palabras que sueles dar a tus familiares cada año en la cena de Navidad. Tristemente, se nota que Jesús no es el centro de su celebración. Nadie hablará de la razón de la Navidad (nacimiento de Jesús), porque tendríamos que hablar mal de nosotros mismos. Porque al hablar del motivo de su nacimiento, estaríamos hablan do de la corrupción de nuestro mundo, qué tan pecadores somos y qué tan merecedores somos de todo lo que orgullosamente disfrutamos en estas fechas. Nadie mencionará al primer hombre, aquel que fall6 y con el cual fallamos todos para hundirnos en la desgracia del pecado y de la muerte. Nadie dirá que aquel bebé nacido en Belén vino al mundo por la d epravaci6n de la humanidad y su incapacidad para salvarse.

JESÚS NO TRAE PAZ V GOZO A TODOS
Cuesta trabajo decirlo, pero es una verdad que no podemos eludir: el nacimiento de Jesús Piensa tan solo en el relato de Mateo 2, en el que se nos presenta el contraste de las reacciones de dos tipos de personas ante el nacimiento de Jesús. Por un lado, tenemos a los magos de Oriente, que ante el nacimiento de Jesús se regocijaron con gran gozo, adoraron y ofrecieron presentes. Mientras que, por otro lado, tenemos a Herodes, que busco matar a Jesús siendo tan solo un bebé, y termino asesinando a miles de bebés. O piensa en el pueblo judío en general, Jesús vino a ellos, pero ellos no le recibieron (Jn.1:11). La paz y gozo del nacimiento de Jesús no es para todos, es para aquellos que lo reciben.


SU NACIMIENTO NO FUE TAN BONITO
Transportate dos siglos atrás y trata de imaginar a dos jovencitos padres primerizos recibiendo a su primer hijo. Como bien dice P.D. Tripp: "Es importante notar que los primeros olores que entraron por las fosas nasales del bebé (Jesús) no fueron aceites y perfumes, sino olores de animales”. El sufrimiento de Jesús no llego en la cruz, sino desde el primer aliento de su vida. Desde la persecución de Herodes siendo un bebé, hasta su sentencia en la cruz. Hoy cantamos "Noche de paz", pero el nacimiento y la vida de Jesús no fueron de paz. Jesús nació para morir, y murió para que tu pudieras volver a nacer y vivir eternamente.

Relacionadas

visitas